Novedades del Staff y Capacitaciones

Dr. Miguel Miceli

 

El Doctor Miguel Miceli, Jefe de Intervencionismo Cardiovascular de los Hospitales Carrillo y Español, habló con SMnoticias sobre el nuevo servicio de Hemodinamia, novedosa terapia de intervención no invasiva que brinda el Sanatorio Modelo de Caseros.

El Dr. Miguel Miceli, especialista en cardiología intervencionista, se formó en el Hospital Argerich como cardiólogo, donde hizo sus primeras armas como intervencionista, para posteriormente completar su preparación en Francia.
“Me hice cargo de la jefatura de intervencionismo cardiovascular del Hospital Carrillo y del Hospital Español, y desde hace unos meses inauguramos un servicio de intervencionismo cardiovascular en el Sanatorio Modelo” comentó.

El doctor comentó que “la hemodinamia empezó hace 20 años, pero está en constante expansión” por tal motivo “las nuevas tendencias en tratamiento de todo tipo de enfermedades  apuntan hacia las técnicas no invasivas y el intervencionismo endovascular”.
Miceli señaló que con esta técnica se pueden tratar la gran mayoría de las enfermedades vasculares y estructurales del corazón, por ejemplo, las válvulas.

“Como se trata de una especialidad en expansión que nace fundamentalmente
en la cardiología, se necesita un equipo multidisciplinardo, y tenemos un equipo formado por cardiólogos intervencionistas, radiólogos, cirujanos vasculares y cardiovasculares y por neurocirujanos especializados” expresó el médico, que comentó a su vez que el periodo de capacitación de los profesionales lleva casi 10 años “para tener un intervencionista con la adecuada experiencia como para hacer el tipo de procedimientos que demanda la patología a tratar”.

La aparatología es compleja, dijo Miceli, “fundamentalmente un angiografo digital de alta definición que nos permite acceder a vasos muy pequeños”. El doctor comentó también que el equipo utilizado actualmente en el sanatorio no es el definitivo, por lo que se espera el arribo de un nuevo dispositivo en breve.
 
Como ventaja de la hemodinamia, el profesional destacó que es mínimamente invasivo, “la preparación es mucho menos exigente que la cirugía convencional y fundamentalmente la recuperación es mucho más corta” afirmó.

Si bien en el Sanatorio Modelo los procedimientos de diagnostico y terapéuticos iniciaron hace dos meses, el equipo realiza en siete centros de salud de la región más de 400 procedimientos por mes.
 
A la vez que en sanatorio se inauguró el servicio de intervencionismo endovascular, la cirugía convencional tuvo inició con la puesta en marcha del servicio de cirugía cardiovascular con un equipo propio encabezados por el doctor Diego Foglia.

Por último, en cuanto a las perspectivas en la materia, Miceli comentó que iniciaron con una práctica novedosa, que es el reemplazo de una válvula aórtica a través de un mecanismo endovascular.
“En el país no se han realizado más de 15 procedimientos, obviamente contamos con la capitación tecnológica y humana para hacer este procedimiento en el Sanatorio Modelo de Caseros” concluyó.

 

 

 

http://www.smnoticias.info/index.php?news=395

 

Dr. Antonio Scuteri

 

El Dr. Antonio Scuteri, cardiólogo intervencionista, dio claves para evitar enfermedades coronarias y detalla los tratamientos que realizan hoy en día, en los pacientes que sufren infartos.

La enfermedad coronaria aparece en general en los hombres, a partir de los 35 años, y en mujeres por arriba de los 50.

Según recomienda el Dr. Antonio Scuteri“Todo hombre mayor de los 35 tiene que hacerse controles cardiológicos, electrocardiograma y prueba de esfuerzo, las mujeres por arriba de los 45 años, también. Siempre hablamos de personas que no tienen síntomas”.

Síntomas alarmantes de posible infarto, según el especialista, son: dolor opresivo en el centro del pecho (generalmente aparece con un esfuerzo), dolor de brazo que puede ser izquierdo o derecho, sudoración y palidez, que acompañan al dolor.

La diabetes es un factor de riesgo muy importante, porque altera el metabolismo con sustancias, que hacen que se depositen placas en las arterias y las mismas se afinen. En el diabético los dolores no son siempre típicos porque la diabetes altera la sensibilidad al dolor.

Disnea o falta de aire, cuando se está haciendo actividad física, es otro posible síntoma, pero no siempre es indicador de enfermedad coronaria.

“Los principales factores de riesgo -destaca el cardiólogo-  son la hipertensión arterial, el tabaquismo, el estrés, la diabetes y los antecedentes familiares, es decir sobre todo aquellos familiares directos que hayan tenido enfermedad coronaria antes de los 40 años. Lo que uno debería hacer es exponerse menos a estos factores de riesgo -y agrega- el tabaquismo uno lo puede controlar a través de tratamientos ya que en definitiva depende de uno, en cambio la hipertensión ya no depende tanto de uno pero es necesario realizarse controles, saber si hay familiares directos con hipertensión. Los síntomas de la hipertensión se notan cuando la enfermedad ya es avanzada, por eso son importantes lo controles, sobre todo las personas mayores de 50 años”.

 

Para tener un parámetro a partir de qué valor se considera hipertensión se puede decir que 13 / 8 es el límite de la presión normal, entre ese valor y 14 se lo considera  pre hipertenso, por encima de 14 y de 9 de mínima se es hipertenso y se requiere tratamiento con medicación.

Acerca de estrés, Scuteri  aclara: “El estrés produce la liberación de sustancias nocivas para el organismo y a la vez inhibe la secreción de sustancias como las endorfinas, que son benignas para el cuerpo. El stress no es un factor de riesgo directo pero estimula ciertos procesos que desequilibran el buen funcionamiento del organismo. Cuando hablamos de prevención primaria, significa que una persona no se enferme nunca, secundaria es que una persona que ya se enfermó, no vuelva a enfermarse”.

La prevención primaria, que es la más difícil según el especialista, se hace a través  de la concientización de cuáles son las cosas que le hacen bien, es decir, no fumar, controlar la presión arterial, mantener el colesterol dentro de los límites normales.

Para una persona que nunca tuvo enfermedad se aceptan los límites un poco más altos: colesterol total de 230 – 240. Pero lo más importante son los valores de HDL y de LDL, es decir el colesterol bueno y el colesterol malo. El malo hay que tenerlo por debajo de 130 mg. y el bueno por arriba de 50 mg., estos son valores generales. Hay otros lípidos como los triglicéridos que se puede aceptar hasta 140 o 170, de acuerdo al laboratorio que lo haga. A un enfermo coronario se le exige un poco más, es decir los límites de colesterol aceptados son 200 de máximo contra 240 de una persona que no tuvo enfermedad.

Acerca de la obesidad como un factor de riesgo el cardiólogo explica: “Una cosa es ser obeso y otra es tener hipercolesterolemia. El obeso padece un síndrome metabólico no solo estéticamente uno tiene sobrepeso sino que en general va acompañado de azúcar  alto, es decir diabetes, hipertensión arterial y puede o no estar acompañado de aumento en los niveles de lípidos. La hipercolesterolemia o hipertriglicerinemias se pueden dar tranquilamente en una persona delgada, ya que tiene que ver con el metabolismo y con la herencia genética, allí las encimas hepáticas son las que se encargan de reducir o no, de sintetizar o no el colesterol, por eso una persona con sobrepeso puede no tener colesterol elevado”.

Para reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares, es fundamental la actividad aeróbica lo recomendado son 30 minutos por día, cada uno dentro de sus posibilidades físicas y de su edad, siempre hay  que consultarlo previamente con el médico. Evitar las grasas animales, frituras, carnes grasas, no fumar.

 

 “No existe ningún estudio científico -destaca Scuteri- que diga que una persona que no tenga enfermedad coronaria pueda prevenirla tomando aspirina. Sí, se puede prevenir el riesgo en una persona por ejemplo de 40 años que fuma y es hipertenso, se recomiendan 200 mg de aspirina, es decir media aspirina o dos aspirinetas. El vino tinto tiene fenoterol que disminuye los niveles de colesterol, dos vasos de vino por día distribuidos en las comidas son favorables”.

El infarto agudo generalmente no da síntoma la prevención, estos se dan en la enfermedad cardiaca crónica.

Técnicas para tratar la enfermedad coronaria

Un infarto se produce cuando una arteria coronaria se tapa, de este modo, el músculo deja de recibir sangre y en ese momento, aparece el dolor de pecho porque al músculo le duele la isquemia, es decir la falta de oxígeno.

El Dr. Scuteri, especialista en hemodinamia, explicó sobre este tema puntual: “Si uno logra destapar la arteria en las primeras horas la cantidad de músculo que se muere o que se infarta es menor, nosotros llamamos a eso ventana de tiempo. Lo que está demostrado es que si se destapa durante las primeras 6 (seis) horas lo que se recupera es muy importante, entre las seis y la doce es menos importante y después de las 12 horas casi no tiene ninguna importancia. Por eso es importante llegar rápido a la guardia ante el dolor de pecho, ya que en caso de infarto cuanto antes de proceda más posibilidades hay de destapar la arteria”.

 

Existen dos métodos para destapar las arterias informó el especialista, uno que es con tratamiento médico, a través de unas drogas que se llaman líticos, que disuelven el coágulo que tapó la arteria. Éstas tienen un éxito de un 50%, es decir que de cada dos pacientes que se le hace el tratamiento, uno logra que se destape la arteria afectada.

El otro tratamiento, que es más efectivo pero menos disponible, es la angiosplastia, en el cual se destapa la arteria con un catéter. Se hace a través de una punción de una arteria femoral, se llega a la arteria coronaria, luego se inyecta una sustancia de contraste y se mira cual es la arteria obstruida. A continuación se destapa con una especie de cuerdita con un balón, y se coloca un stent, una malla de metal, que permite que la arteria no se vuelva a cerrar. Con este procedimiento el éxito se da en un 95 % de los casos, pero no todos los centros de salud cuentan con un centro de hemodinamia como para poder acceder a esta técnica.

“Luego del infarto -pormenoriza Scuteri- no todos los pacientes quedan con un daño muscular importante, hay distintos tipos de infartos y distintos tipos de compromiso de la masa muscular, cuando uno tiene un compromiso grande del músculo puede ser que quede con algunas limitación para hacer actividad posterior. Muchas personas se deprimen después del infarto quedan con miedo, de trabajar, de hacer actividad física y la verdad, es que con el debido control médico y respetando los cuidados preventivos básicos, no hay por qué tener temores, la recuperación suele ser muy buena y el paciente puede llevar una vida normal sin inconvenientes”.

 

http://www.sanisidro.gov.ar/es/nota.vnc?id=2640